Logo Administración Distrital

Secretaría Distrital de Planeación

Logo República de Colombia

Usted está aquí

RAPE

¿Qué es?

RAPE es la sigla de Región Administrativa y de Planificación Especial.

  • Es un esquema asociativo para la gestión del desarrollo económico y social de la región. Cuenta con personería jurídica, autonomía y patrimonio propio.
  • Está conformada por Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Meta y Tolima. 
  • Se crea por convenio entre los mandatarios seccionales, previa aprobación por parte de las corporaciones.
  • No constituye entidad territorial ni circunscripción electoral
Mapa de la región central de Colombia que muestra las ciudades participantes

La consolidación de la RAPE, como ha sido concebida por los mandatarios de los territorios involucrados, será la plataforma de cooperación más sólida para la construcción de la paz, que se plantea como eje transversal de esta iniciativa.

Visión Regional

En el 2030 la RAPE Región Central se consolidará como un territorio con equilibrio social, económico y ambiental, culturalmente diverso y globalmente competitivo e innovador.

Gráfica participación de las regiones en el PIB nacional

¿Por qué somos región?

Localización geográfica

  • Política y administrativamente, la Región Central está compuesta por los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima y por el Distrito Capital. Estas cinco (5) entidades territoriales suman 316 municipios. 
  • Su extensión representa el 13,7 % de la superficie del país (156.605 km2) y está distribuida de la siguiente forma: Boyacá, 23.189 km2, Cundinamarca 22.632 km2, Bogotá D.C 1.587 km2, Meta 85.635 km2 y Tolima 23.562 km2. El departamento del Meta representa cerca del 55% de la superficie total de la Región Central.

 

Perfil Económico

  • En las entidades territoriales que conforman la Región Central se genera el 40% de la riqueza nacional. 
  • Las actividades que registraron mayor crecimiento y dinamismo fueron la industria, el comercio y los alquileres de vivienda.
  • La Región Central es la más competitiva de Colombia en términos de fortaleza económica, calidad de la mano de obra, finanzas públicas, capacidad institucional e infraestructura. 
  • En materia económica, es el principal mercado del país, al contar con una población de 12.523.974 habitantes, según el Censo del 2005, que representa el 29% de la población nacional.
  • La región que lidera, a nivel nacional, la exportación de bienes no tradicionales, lo cual demuestra su grado de diversificación y el progresivo predominio de las actividades del sector servicios dentro de su economía.

 

Principales indicadores sociales

  • En 2013, la población total del país fue de 47.121.089 de habitantes de los cuales 13.870.477 personas se ubicaron en el territorio de la Región Central, según las proyecciones poblacionales del DANE con base en el Censo 2005. 
  • La tendencia de crecimiento poblacional indica que el territorio tendrá 15.036.132 habitantes para el 2020.
  • Al analizar históricamente las participaciones de población por entidades territorial, Bogotá (16.3%) y Cundinamarca (5.5%) se constituyen como los principales centros poblados del país. Por su parte Tolima, Boyacá y Meta participan con el 3%, 2.7% y 2% respectivamente.

¿Qué busca la integración?

Desde finales de los cincuenta, han sido numerosos los estudios que reconocen la fuerte base regional nacional y plantean la necesidad de superar la inflexibilidad y las restricciones de las divisiones político administrativas a partir de procesos de asociatividad. 

Con la expedición de la Constitución Política de 1991, se reconoció la posibilidad de configurar regiones como espacios para planificar, administrar y gestionar problemas y temáticas que, por su naturaleza y dimensión, rebasan las capacidades de las entidades territoriales. Desde entonces han sido frecuentes los intentos por emprender ejercicios de regionalización, como apuestas estratégicas para la coordinación de políticas y la concertación de proyectos y acciones en el territorio. 

Sólo a partir de la expedición de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT) en el 2011, estos esfuerzos adquieren una posibilidad real de materializarse. Es así, como en el año 2013, las administraciones de Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Tolima y Meta reiteraron la voluntad política que se ha venido gestando por más de una década, por constituir una Región Administrativa y de Planificación Especial (RAPE). 

La inclusión de esta iniciativa en la agenda política, es el producto no sólo del reconocimiento de la histórica y mutua dependencia entre las entidades territoriales, sino también el instrumento para seguir posicionándose como la primera región del país.

La consolidación de la RAPE Región Central va más allá de ser un simple ejercicio de planificación, para posicionarse como una apuesta por el desarrollo económico y social del territorio. 

La RAPE busca consolidar un modelo de desarrollo caracterizado por la inclusión social, el conocimiento, el reconocimiento a la diferencia poblacional, de género, étnica y territorial, al tiempo que avanza en la disminución de la pobreza, el restablecimiento de los derechos de las víctimas del conflicto armado como contribución a la construcción de paz.