PortalSDP>> POT 2016>> para_que_sirve_el_pot
24 de November, 2017

¿Para qué sirve el POT?

La ciudad que estamos construyendo hoy día, define el nivel de calidad de vida que queremos para todos sus habitantes por muchos años.

El Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá es la herramienta con la que contamos para crear las condiciones de habitabilidad urbana y rural que requerimos, abarcando las relaciones de integración con nuestro entorno físico natural, un crecimiento razonable y ejemplar a escala regional, una consolidación basada en la modernización y dotación de infraestructuras y servicios suficientes para todos, y las condiciones necesarias para seguir impulsado su capacidad de innovación y producción de espacios de calidad para todos sus ciudadanos.



¿Qué tipo de territorio se puede construir con un buen POT?

Una ciudad integrada a su entorno natural, rural y regional en donde:

•    Todos los ciudadanos nos sintamos iguales y podamos interactuar libremente.
•    Exista la cultura del respeto por el medio ambiente y podamos disfrutar del espacio público y la naturaleza.
•    Todos podamos contar con un hábitat digno.
•    Se reconozca el derecho a la tranquilidad de los demás y puedan coexistir las distintas actividades de las cuales depende nuestra subsistencia.
•    Podamos vivir cerca de nuestro trabajo y tengamos cerca colegios, hospitales y parques.
•    Contemos con medios suficientes y diversos para movilizarnos de forma rápida y segura.
•    Todos podamos acceder a servicios públicos de calidad y a espacios dignos para recibir servicios de salud, educación y bienestar social.
•    Se preserve el patrimonio histórico y se cuiden nuestros sitios emblemáticos y monumentos.

 
¿Por qué el POT se debe planificar a largo plazo?

Para crecer de forma ordenada y poder ofrecer a los ciudadanos todo lo que necesitan en materia de educación, recreación, transporte, espacio público, vivienda y salud, las ciudades deben planearse para largos periodos de tiempo siguiendo una hoja de ruta clara.

Como Bogotá sigue creciendo, más que muchas de las grandes ciudades del mundo, es muy importante que preveamos todos los soportes ambientales y de infraestructuras que vamos a necesitar en las siguientes décadas, para alojar a nuestros futuros conciudadanos y para garantizar que ellos y nosotros, podamos gozar de las mejores condiciones de habitabilidad, movilidad y abastecimiento alimentario, entre muchas otras cosas, así como de una capacidad robusta de reaccionar  ante eventos naturales catastróficos.

El POT de Bogotá se debe diseñar para un horizonte de 12 años, tiempo que se considera suficiente para que los proyectos de intervenciones físicas e infraestructuras a largo plazo alcancen a construirse y a ponerse en funcionamiento.

Debido a que implica una gran responsabilidad con todos nuestros conciudadanos, el diseño del POT requiere la elaboración de un diagnóstico completo sobre el estado actual de la ciudad y su entorno natural y rural. Diagnóstico dentro del cual se deben incluir proyecciones de las demandas en el largo plazo de servicios ambientales, infraestructuras y condiciones físicas para la habitabilidad y el acceso a servicios sociales y comunitarios.

Es así como el POT, como un ejercicio de planeamiento de largo aliento, debe basarse en la comprensión del espacio en el que vivimos, la forma en que lo hemos ocupado, las actividades económicas de las que depende nuestra subsistencia como comunidad, y las necesidades de cada uno de nosotros para habitarlo y disfrutarlo en condiciones seguras, eficientes y armónicas con la naturaleza.